Por qué llenarte con lechuga podría hacerte engordar


Muchas dietas le dan carta libre a algunos alimentos bajos en calorías, como la lechuga, el apio, el café o los refrescos light. La lógica es esta: como tienen pocas calorías, podrás comer todo lo que quieras sin engordar. Sin embargo, una nutricionista alerta que seguir este criterio podría no ayudarte a adelgazar e incluso podría hacer que subas de peso.
¿Cómo funciona?
La licenciada en Nutrición María Agustina Mucho nos explica en su Instagram el motivo por el que este enfoque no funciona. La razón es que, si consumimos alimentos en exceso, aunque sean hipocalóricos, no le estamos enseñando al estómago a saciarse, es decir, darse cuenta de que tiene suficientes alimentos y no necesita ingerir más.
Cuando comemos alimentos en exceso, sin importar lo saludables que sean, deterioramos el sistema que el estómago tiene para avisarnos que estamos satisfechos.


Por otro lado, lo que sucede con las verduras de hojas verdes es que contienen mucho líquido; además, ingerimos aire con ellas. Por lo tanto, nos producen una sensación de saciedad momentánea, pero al poco tiempo volveremos a sentir hambre. Comer mucha ensalada y bebidas light, además, puede incluso agrandar el estómago, lo que es contraproducente a la hora de bajar de peso.
Otra de las desventajas de este tipo de conducta es que no logras controlar la ansiedad y el hambre emocional, sino que muchas veces refuerzas este tipo de comportamiento. Es sabido, por ejemplo, que los excitantes como la cafeína pueden hacerte sentir todavía más ansioso.
Para aliviar la ansiedad puedes probar opciones como la meditación y el ejercicio físico, aunque nada sustituye a la terapia psicológica, que te ayudará a resolver el problema de raíz.
Por supuesto, no te estamos recomendando que dejes de comer lechuga ni mucho menos. El problema está en el abuso de ciertos alimentos. Lo deseable es que controles las porciones y, si vas a comer una ensalada, por ejemplo, le agregues alimentos que te produzcan más saciedad para obtener la energía que necesitas y no tener que consumir tantas hojas verdes, lo que podría estirar tu estómago.


Una buena opción es agregarles a tus ensaladas verduras hervidas, como la batata o la zanahoria (quedan muy bien); cereales, como el arroz integral, la quinoa o un poco de pasta (por qué no); proteínas, como el pollo y el huevo, o frutos secos, como las almendras o las nueces.
Verás que, al sentirte satisfecho, no sentirás tanta ansiedad ni antojos y lograrás mantener un peso saludable. También te recomendamos que siempre que intentes un cambio en tu alimentación para bajar de peso lo hagas bajo la supervisión de un nutricionista. Ellos sabrán ayudarte a diseñar una dieta acorde a tus necesidades para que puedas bajar de peso sin frustrarte en el camino.


Like it? Share with your friends!

0
Gaby Angel

Hola Mi nombre es Gaby Angel Soy locutora de la Raza 106.1 FM y Social Media Manager en Norsan Media. Me encanta escuchar Musica de diversos estilos y jugar con mi hijo.

Comments 0

Leave a Reply

You may also like

%d bloggers like this: