La amante del Chapo revela ante su esposa su vida íntima con el narco y cómo huyó desnudo por un túnel


Lucero Guadalupe Sánchez López, más conocida como la Chapodiputada, revolucionó este jueves el juicio a Joaquín el Chapo Guzmán en un tribunal federal de Brooklyn, NY, al contar su vida íntima con el jefe del cartel de Sinaloa, del que se consideraba su esposa, y cómo el narco huyó desnudo por un túnel en Culiacán con los marines mexicanos en sus talones.

La testigo de la fiscalía, que sufrió una crisis de nervios y tuvo que secarse las lágrimas con un pañuelo en varias ocasiones, desgranó durante más de dos horas su presunta relación profesional y sentimental con Guzmán, quien evitó cruzar la mirada con ella.

La esposa del acusado, Emma Coronel, también escuchó el testimonio desde los bancos del público con gesto serio, aunque en una ocasión se vio que se le escapaba una sonrisa desafiante. “Hasta el día de hoy estoy confundida porque pensé que era una relación de pareja”, respondió a preguntas de la fiscalía la exdiputado del estado de Sinaloa, quien sonaba resentida y sufría un tic nervioso. Sánchez, de 29 años y quien ahora está a la espera de ser condenada por narcotráfico en Estados Unidos, dijo que estaba pasando con Guzmán la noche del 16 al 17 de febrero de 2014 cuando un operativo de los marines mexicanos y la DEA estadounidense empezaron a golpear la puerta de la residencia en la colonia Guadalupe de Culiacán, Sinaloa, en la que se encontraban.

Aseguró que estaba desvelada cuando a eso de las 3 de la mañana escuchó fuertes golpes y el ruido de helicópteros. En las pantallas del circuito de seguridad de la casa se podían ver a figuras con cascos y la cara cubierta tratando de tumbar la puerta con un ariete.

En ese momento, siempre según su testimonio, se acercó a la habitación Miguel Hoo Ramírez, alias Cóndor, uno de los secretario del Chapo. “Tío, tío, abra, nos cayeron, nos cayeron”, dijo Sánchez que les gritó Cóndor. Guzmán saltó de la cama y empezó a correr por la habitación. Seguidamente se metió al baño con Cóndor y la sirviente de la residencia, llamada Chaparrita, y le conminó a Sánchez a que se les uniera.

Una vez en el baño, vio cómo se levantaba la bañera y se descubría la entrada a un túnel al que se bajaba por una escalera de madera, por la que descendieron. “Para mí era horrible”, señaló. “Era un lugar húmedo, lleno de agua, lleno de lodo”.

A los cinco metros se encontraron con una puerta de acero con una rueda que había que girar para abrirla. Cóndor y el “Chepis”, como llamaba cariñosamente a Guzmán, lograron abrirla, y todos salieron corriendo por lo que parece era una tubería de aguas negras. “Él iba desnudo, yo llevaba ropa, Cóndor también y la sirvienta un pijama”, precisó. Describió el conducto como un agujero oscuro de 1,5 metros de alto, paredes de concreto y lleno de agua, por el que tardaron “más de una hora” para llegar a una salida. “[Estuve] lo suficiente para traumatizarme”, reconoció. Al final se encontraron en el río Humaya, que atraviesa Culiacán. Ese fue el último detalle que contó antes de que el juez Brian Cogan diera por finalizada la jornada.


Like it? Share with your friends!

0
Gaby Angel

Hola Mi nombre es Gaby Angel Soy locutora de la Raza 106.1 FM y Social Media Manager en Norsan Media. Me encanta escuchar Musica de diversos estilos y jugar con mi hijo.

Comments 0

Leave a Reply

You may also like

%d bloggers like this: